miércoles, 10 de febrero de 2010

Google Buzz: La apuesta por el 2.0



Ayer por la tarde en hora española se presento Google Buzz como un servicio de mensajería instantánea con todo integrado. Es capaz de compartir “buzzs” (algo parecido a los tweets) con todos nuestros contactos de Google. También utiliza el servicio de picasa para compartir fotos, en una clara referencia de impulso para su servicio de fotografía en dura pugna con Flickr.

El punto más importante, a mi punto de vista, es la integración por defecto de la geolocalización de los “buzzs” con Google maps. Para que así podamos ver, mediante Google maps, los “buzzs” cercanos a nosotros. Igualmente, se quieren aprovechar de la funcionalidad empezada por Wuze para utilizarlo como un sistema de información en tiempo real del estado del tráfico añadiendo una capa más al Maps.

Otro punto importante, va ligado a las librerías Speech to Text ja presentes en los móviles android para utilizar nuestra voz como fuente de entrada de datos y “buzzear”.

Las imágenes promocionales en el blog oficial de Google mobile son bastante claras de lo que esperamos.

Mi opinión personal es que han querido presentar un producto sin ser tan ambicioso como Google Wave y destinado a una rentabilidad inmediata. Wave ha querido cambiar nuestra manera de comunicarnos sin tener en cuenta que los periodos de adaptación de los usuarios són los que marcan los cambios en el mercado informático. Es posible que Wave saliera con dos años de adelanto. Solo el tiempo lo dirá.

Sólo un único pero. Sabiendo la cantidad de parque móvil de HTC Magic que existe ya no solo en el mercado Europeo sino también en el americano, como es posible que la aplicación web no funcione con un android inferior a la 2.0 si según el mercado sólo un % de Androids superan esa versión. El único error, y muy grave, ya que perderá parte del efecto novedoso en una gran parte de su audiencia potencial.



Le veo un recorrido con futuro a Buzz. A la espera de poder probar el nuevo sistema, todo aquel que ya tiene una cuenta Gmail, se le añade una nueva función con la que comunicarse con sus contactos. Integremos la red social en el correo. Igual, hoy podemos decir que Google si ha creado el correo 2.0.

martes, 2 de febrero de 2010

Lost: Todo tiene un final



Parecía ayer cuando, después de un partido de copa Davis en TVE el año 2004 empezó una serie sobre los pasajeros del Oceanic 815. Un reparto coral y una historia de suspense se juntaban en la narración de una supervivencia en una isla "desierta" con un posible monstruo (lostzilla) y los flashbacks de cada personaje como hilo conductor.

Han ido pasando los años, seis exactamente, hasta el comienzo de la sexta y última temporada. Hemos sufrido sus devenires, cada pasado tormentoso del personaje con su entorno y la madurez de cada uno de los Jack, Kate, Sawyer, Locke, Sayid, Charlie, Hurley y otros supervivientes. No suficiente con ellos, se junto Ben Linus como uno de los mejores villanos que ha dado la televisión y con el poder de sus ojos saltones capaz de hacernos estremecer en cada plano.

Mañana empieza el fin de una serie que cambió para siempre la manera de hacer TV. Una TV que empezó a tratar a la audiencia de manera adulta. Sin sacrificar el interior de cada personaje era capaz de enmarañar la serie hasta límites insospechados con las gotas suficientes de acción, suspense y romance para tenernos pendientes de cada capítulo que se emitía al otro lado del charco. Gracias a ello se han creado comunidades alrededor de la serie que alimentaban los diferentes parones entre capítulos para teorizar y intentar descubrir que era lo siguiente que pasaría por la mente de los guionistas.

Cuándo la serie acabe, se cerrará un capítulo de nuestras vidas. Habremos compartido emociones, sufrido por el devenir de cada personaje y dedicado una hora semanal a una experiencia que no se volverá a repetir.

Muchos dicen que Twin Peaks cambió la manera de hacer televisión. Y estoy de acuerdo con ellos. Pero lo que ha llegado a suponer Lost con toda la comunidad internacional pendiente de un estreno, donde incluso el presidente Obama cambio el dia del discurso del estado de la nación para no coincidir con Lost, es impresionante.

Siempre podré decir, orgulloso, que yo viví LOST. Que fui parte de algo enorme, aunque solo fuese una serie de televisión. Namaste.